Testimonios visuales de la guerra

POR Diana Hernández

25/01/2024

En su nueva exposición fotográfica, Gervasio Sánchez recoge 25 años de heridas en los afectados por las explosiones de minas antipersonas.

Foto de cabecera © Gervasio Sánchez

Mónica Paola Ardilla junto al río Magdalena en San Pablo.

Harto de contar las víctimas como números, Vidas Minadas fue un proyecto que presentó en 1997 el fotógrafo y periodista español Gervasio Sánchez, en el que ponía nombre a los afectados por las minas en diferentes países de Asia, África, Latinoamérica o Europa. Pocas semanas después, se firmó una convención que prohibía las minas antipersonas (Tratado de Ottawa).

Aunque las heridas de sus víctimas serían imborrables, Gervasio se propuso darle continuidad al proyecto a través de los años y convertirlo en uno de los pilares de su vida profesional. El resultado de tres décadas de trabajo es Vidas Minadas, 25 años. Una muestra fotográfica que nos acerca a las vidas de las víctimas que empezó a retratar en 1995: Sofía Elface Fumo (Mozambique), Joaquina Natchilombo (Angola), Manuel Orellana y Justino Pérez de Nicaragua, Adis Smajic (Bosnia-Herzegovina), Medy Ewaz Ali (Afganistán), Mónica Paola Ardilla (Colombia), Sokherum Man (Camboya).

Sus protagonistas han construido una familia sobre su dolor, aquel que ha trascendido el paso del tiempo y que el fotoperiodista ha estado allí para documentar. En esta exposición, Gervasio alza la voz una vez más en contra de la comercialización de armas y su resultado inherente: más guerras. Para él, la guerra no es más que un negocio que juega con la vida de millones de personas, que los gobiernos no se apuran en contener por el beneficio económico que representa la compra y venta de armas entre países.

El recorrido de este proyecto no termina aquí: “Ahora anuncio que el 25 de noviembre de 2047 presentaré Vidas Minadas, 50 años. Voy a seguir trabajando, y de hecho la semana que viene me voy a El Salvador para reiniciar Vidas Minadas, con una visita con uno de los protagonistas, Manuel Orellana, al mismo lugar donde perdió las piernas en 1991, cuando quedaba un mes para acabar la Guerra Civil de El Salvador”, afirma Gervasio Sánchez.

La exposición se puede visitar hasta el 21 de abril en el Círculo de Bellas Artes. El autor ofrecerá recorridos guiados sin coste adicional para profundizar en los detalles del proyecto el 25 y 26 de enero.

MÁS PLANES QUE PODRÍAN INTERESARTE